Javier Martinez Gil.

María Cedrón

Javier Martínez Gil, catedrático de Hidrogeología en Zaragoza
Miembro de la Coordinadora de Afectados por Embalses y Trasvases.

«Los ríos gallegos son de los pocos aún limpios en España»

Fotografía: Alvárez Ballesteros.

Si hubiera podido escoger el líquido que corre por sus venas, Javier Martínez Gil es probable que en lugar de sangre hubiera elegido el agua. Intelectual comprometido, prefiere hablar de los embalses y trasvases desde el punto de vista de los afectados. Por eso se posiciona a favor del derecho de la ciudadanía a recibir mensajes alternativos y análisis rigurosos sobre estos asuntos.

  • Galicia es un país de ríos, pero también de embalses. Hay once presas construidas y otros muchos proyectos en cartera. Opine, por favor.
  • Yo no soy un experto en temas gallegos, pero al ver lo que ocurre en el conjunto de España me hago una composición de lo que ocurre en esta comunidad.
  • Cuéntenos entonces esa visión.
  • Los ríos gallegos son de los pocos que todavía quedan limpios en España. En general, todas las partes medias y bajas de los cauces españoles son cloacas.
  • Aquí hay, pues, calidad.
  • Sí, lo que ocurre en Galicia es que están totalmente desmembrados con tanto salto hidroeléctrico.
  • Ya, pero es que a veces puede ser que se los valore más como una fábrica de electricidad que como un elemento del paisaje.
  • Yo aprecio que el río es más del sector hidroeléctrico. Sin embargo, las cuencas fluviales en Galicia son partes fundamentales de la esencia de un territorio.
  • Lo que se ha hecho hasta ahora en estos espacios, ¿está mal hecho?
  • No vamos a decir eso. Lo que se hizo, se hizo porque había una necesidad, pero ahora estamos en una realidad diferente. De ser un país en el que no había energía eléctrica, ahora es un país que derrocha. Gastamos electricidad como si fuera un bien libre como el aire y, claro, eso no puede ser así, porque va a costa de un montón de cosas.
  • ¿Y qué me dice de las solicitudes de minicentrales que se están tramitando en Galicia?
  • Eso supone un palo inmenso para los ríos. Les quita belleza, mensaje, valor... Hoy en día, las cuencas fluviales tienen unos potenciales económicos muy diferentes a los clásicos. Uno de ellos es explotar toda su oferta lúdica, todas sus posibilidades de ocio.
  • En el aspecto económico, ¿compensaría explotar, por ejemplo, el deporte conocido como de aguas bravas?
  • Yo creo que la explotación hidroeléctrica es un capital anónimo muy general. El país productor se beneficia muy poco. En cambio, la hipoteca que eso supone para el uso de ese cauce en la comarca es muy grande. Ahora estamos viendo como emergen economías muy importantes en tomo a la oferta de un río libre, un bien tremendamente escaso hoy en día.
  • Bastaría la aplicación de una política de ahorro para suplir la «necesidad» de esas minicentrales de las que hablábamos.
  • El incremento de producción eléctrica que va a experimentar el país con esa avalancha de minicentrales es tan irrelevante que cualquier mínima política dirigida a concienciar a la población de que no despilfarren ese tipo de energía bastaría.
  • El ahorro es también la alternativa a los embalses.
  • Primero hay que aprovechar lo que tenemos y consumar lo que realmente necesitamos, sin despilfarrar. Si se hiciera un recuento de todo lo que se derrocha, te quedarías boba de lo que es.
  • Pronto entrará en vigor la directiva marco de las Políticas del agua en Europa, ¿qué pasará entonces?
  • Ahora se están repartiendo los últimos oasis hidrológicos que quedan. Es una concesión a setenta años que supone un bien inmenso que tú tienes y que luego, si quieres recuperarlo, vas a tener que gastar mucho dinero. Esto es como la última semana de la guerra, que hay que aprovechar porque luego, una vez que se apruebe la directiva, esto no va a poder hacerse.
  • Dígame, como colofón final, ¿el agua está en venta?
  • Galicia no se puede entender sin sus ríos. Igual que no está a la venta la catedral de Santiago, pues el agua tampoco puede estarlo, porque es un bien de todos.

 

Hasta aquí la entrevista realizada por María Cedrón de la Voz de Galicia.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Añadir que Javier Martínez Gil es socio fundador de la Fundación Nueva Cultura del Agua. que promueven una nueva cultura del agua basada en: ""Tratar de mentalizar éticamente a la sociedad, siendo conscientes de que nuestro legado natural, social y cultural es un préstamo de nuestros descendientes, más que una herencia de nuestros antepasados".

http://www.unizar.es/fnca/manifiesto1.php

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

De Martinez Gil son las frases:

"Los grandes embalses han provocado 40 millones de desplazados, lo que significa mucho dolor. En España existen 500 pueblos bajo el agua de los pantanos. Y al igual que hoy no se concibe hacer una autopista por encima de un pueblo, tampoco se deben inundar bajo el agua embalsada..."

"En España lo que hemos tenido durante décadas ha sido una especie de formación del espíritu hidrológico nacional, que nos ha llevado a lo que yo defino como un holocausto hidrológico".

 Salir.