El río Miño en Orense, año 1959,

contado por un niño de El Puente.

Lo que sigue a continuación es un texto de mi compañero y amigo José Manuel Tabarés Lezcano, sacado de su libro "Memorias de un niño de El puente" y  publicado en mayo de 2021;  por cierto con una dedicatoria que agradezco. Con José Manuel Tabarés comparto amistad y compañerismo desde el año 1956, casi nada...

Este es el libro de José Manuel Tabarés, con fotografía sensacional del río Miño en Ourense, de Pablo Salas Labrador,  y con el Puente Viejo,  paso importante en su vida de niño entre el puente y Orense, como se llamaba en aquel tiempo.

Ver la fotografía de Pablo Salas en grande. Sensacional.

La copia al pié de la letra de un texto del libro dedicado a sus años de alumno de bachillerato en el colegio de los Salesianos de Ourense, describe la gran avenida que tuvo el río Miño el día 26 de diciembre del año 1959 y los anteriores, avenida que contemplábamos en primera linea los que ese año, cursando 4º de bachiller elemental estábamos en el aula que precisamente nos permitía ver las crecida del río, ver la fotografía que puede ayudar a entender mejor el texto:

Fotografía con el Puente Viejo de Ourense y a la derecha de la fotografía el colegio de los Salesianos. En la fotografía, de la que desconozco el autor se estaba explanando la parte donde hoy está el Pabellón de Deportes. Lo que se llamaba "Campo de la Feria", que por cierto el río estuvo a punto de llevarse todo, como se puede ver en el álbum fotográfico de más abajo. También se ve la ermita de Los Remedios de la que escribe José Manuel.

 

Veamos lo que cuenta José Manuel en su libro sobre este evento:

    ..."En el año 1959, llovía como García Márquez dice que llovía en Macondo, en su novela Cien años de soledad. Es decir, no paraba de llover. Y el Miño se desbordó. Tanto creció el río que las aguas inundaron el campo de fútbol del colegio-lo que llamábamos el "campo de atrás"- y la crecida llegó hasta la ermita de Los Remedios (veíamos los bancos de madera de la iglesia flotando en el agua). No había entonces embalses hidroeléctricos que regulasen las crecidas y el río Sil se llevó por delante un puente en El Barco de Valdeorras, mientras que el Miño casi se lleva el Puente Romano de Orense.

      Sucedió una mañana estando en clase, con la ventana que daba al río abierta. La crecida era impresionante, el agua llegaba hasta la misma puerta del colegio y arrastraba todo lo que encontraba a su paso: ramas, árboles enteros y hasta algún cadáver de animal.. De repente, un estruendo impresionante, como un trueno y un ruido sordo de piedras que caen. Todos asomados a la ventana vimos cómo se desprendía y caía al río la parte superior de la cepa principal del Puente Viejo. ¡Increible! ¡Nunca habíamos visto nada igual! El milenario Puente Romano se venía abajo.

      Aquella noche, la de mayor crecida de las aguas, había preocupación por el riesgo de inundaciones. Un gracioso o, mejor dicho, un sinvergüenza sembró el terror en el barrio de la desembocadura del río Barbaña, en el Miño, pasando con un altavoz en un coche a las dos de la madrugada diciendo que había reventado la  presa de los Peares y que se iba a producir una inundación terrible. La gente salió despavorida de sus casas. Falsa alarma. A pesar de las pesquisas de la policía, nunca se encontró al culpable.

     Afortunadamente, las lluvias cesaron poco a poco y la destrucción no fue a más. Se interrumpió lógicamente el tráfico, que entonces era de personas y de coches, durante un tiempo, más o menos un año, que se empleó en su reconstrucción. Durante ese tiempo los niños de El Puente teníamos que ir cuatro veces al día al colegio dando un gran rodeo por el Puente Nuevo.

    Hoy si ves el puente casi no se nota la zona reconstruida, pero los que vivimos aquello si que lo percibimos en las piedras colocadas de nuevo. Se ve perfectamente. La mayoría de los orensanos desconocen que entonces estuvimos a punto de perder el monumento más antiguo y significativo de la ciudad"...

 

--o--

Hasta aquí el texto que saco del libro de José Manuel Tabarés.

A continuación pondré unas fotografías de aquel día y que ilustran el texto de José Manuel Tabarés. Estas fotografías están comentadas en la web dedicada, de la que soy autor,  al río Miño  https://www.ourense-natural.es/gminoc.htm  en el apartado de "Crecidas del río Miño",  donde aparecen datos de crecidas desde 1696 hasta nuestros días.

 

Álbum fotográfico del 26 de diciembre de 1959

 

La fotografía, sacada del libro "A Ponte Maior" de Juan Carlos Rivas,  nos da una idea de como se vino abajo esa parte del puente. En la foto ya se estaba reparando.

Dice Tabarés: ...De repente, un estruendo impresionante, como un trueno y un ruido sordo de piedras que caen. Todos asomados a la ventana vimos cómo se desprendía y caía al río la parte superior de la cepa principal del Puente Viejo. ¡Increible! ¡Nunca habíamos visto nada igual! El milenario Puente Romano se venía abajo...

 

De esa historia salen estas fotografías:

Crecida del río Miño el 26/12/1959. Fotografía de Pacheco,  cedida por el  Archivo Municipal de Ourense, para el libro "A Ponte Mayor" de Juan Carlos Rivas, página 44.

Ese año se habla de que el río llevaba sobre los 8000 m3/seg.

La fotografía es impresionante, observar la parte izquierda donde están los Salesianos y también la cepa derecha del arco mayor que quedó muy afectada.

Comparando con la crecida del año 2001 en donde el río llevaba 6000 m3/seg y el agua inundó los garajes del centro Comercial Ponte Vella se entiende que el agua inundara "el campo de atrás", como dice José Manuel Tabarés, y la capilla de Los Remedios. Son 2000 m3/seg.  más.

La gente estaba asustada y efectivamente aquella noche mucha gente subió al Seminario, estaba muy cerca la tragedía de Ribadelago con 144 muertos. Había sido el 9 de enero de ese año.

 

Esta fotografía también es de Pacheco. página 45 del libro citado. Esta fotografía,  sacada más abajo del puente,  se ve a la derecha donde llegaba el río. Estaba preparada la zona para hacer el  Pabellón de deportes de la ciudad de Ourense.

Esta fotografía del 26/12/1959, también de Pacheco, aquí el río todavía va más crecido y tomada del libro referenciado en la  página 46 realmente da miedo como iba el río Miño.

 

Hasta aquí las fotografías en Ourense ciudad de esta crecida de 1959

Veamos alguna en los Peares en ese mismo día:

Las siguientes fotografías son todas de Ernesto Schreck. Fotógrafo afincado en la ciudad de Ourense en 1922, de orixen alemán.  Sensacional fotógrafo retratista, publicista e de fotografía de estudio.

 

Así iba el río Miño en los Peares. Increible. Seguro que en Ourense iba peor. Después de este puente desemboca el río Sil. 1959. Foto E. Schreck.

Así iba el río Miño en los  Peares. Increible.  1959. Foto E. Schreck.

 

Aquí  desemboca el río Sil. Llevaba  por lo menos 12 metros por encima de lo normal. Foto E. Schreck.

Fotografía para comparar. S. Lorenzo 2012. Fotografía sacada desde la carretera que lleva a  Pombeiro. A la derecha el  río Miño y a la  izquierda el río Sil.

Espectacular crecida. Ya estaba hecho el embalse de los  Peares. 1947-1955. Foto E. Schreck.

---O--

 

Volver a río Miño